Nuestra filosofía

Somos Borja y María y juntos formamos togethernow. Hacemos fotografía y vídeo documental, con un estilo natural y espontáneo. Buscamos la luz perfecta, el instante decisivo y el mejor lugar para conseguir fotos auténticas y naturales donde os gustéis y sintáis cómodos. Esto hace que cada reportaje que entregamos sea único y diferente y capte la esencia de los auténticos protagonistas, que sois vosotros. La fotografía y vídeo de bodas permiten conservar para siempre esos detalles que elegís con tanto cariño y dedicación: el vestido, la decoración floral, el traje del novio, el ramo, las alianzas…

Creemos que cada boda es única y no queremos forzar nada, sino captar esos instantes irrepetibles de vuestro Gran Día. Seremos invisibles detrás de la cámara y buscaremos los momentos más emotivos para contar vuestra historia, pero siempre con la cercanía y empatía necesaria para saber qué queréis cada una de las parejas que nos contactáis. Lo más importante para nosotros es que os emocionéis al ver las fotos y el vídeo. 

Haber trabajado en el sector cultural, y en cine y televisión, nos ha ayudado a adquirir una forma de mirar más artística y creativa, y a jugar con la luz de una manera cinematográfica.

Pasamos muchas horas delante del ordenador, así que estaremos encantados de viajar a cualquier pueblo o ciudad de España o del extranjero e inmortalizar este día tan emocionante para vosotros.

Pasead sin compromiso por nuestra web y, si somos lo que estáis buscando, nos encantará saber más detalles de vuestro enlace mientras tomamos un café.

Da igual si os casáis en la playa, en el campo o en la ciudad, ¡hagamos de vuestra boda un auténtico día de película!

 

Artistas de las pequeñas cosas, las que de verdad importan…

María y Borja son una pareja que transmite paz. El halo risueño de ella y la calma de él son el tándem perfecto para apuntalar 13 años de relación. Frida y Gizmo, sus compañeros felinos, son testigos cotidianos de una complicidad que explotan en este proyecto para que traspase la cámara.

Las pupilas de esta pareja de artistas se han curtido con el mejor cine, la pintura y la fotografía; tres vertientes artísticas que se cuelan, de manera natural e inevitable, en las imágenes que revelan.

A María la conocí primero, y ya no me pude marchar. Sencilla y de optimismo contagioso, apasionada del cine italiano, las plantas y siempre dispuesta a convertirse en la cocinera del sarao y disfrutar de cualquier manifestación de arte contemporáneo.

A Borja le conocí cuando le hice una entrevista en una exposición suya, y entendí por qué estos dos eran inseparables. Desde niño se sentía seguro con un lápiz en la mano. El dibujo y el retrato al carboncillo o al óleo fueron su carta de presentación. Capta de manera innata las emociones de la persona que le brinda sus contornos, y ahora le concede a la foto el poder de ser algo más que la base de lo que pinta. 

La naturalidad de esta pareja convierte cualquier momento a su lado en un oasis de sosiego, arte y ganas. Ganas de demostrar al que se cruza con su luz, que lo importante para que tu trabajo brille es dedicarte a algo que te apasiona. Reto conseguido, pareja.

Por Iduna Ruiz de Martín